Deja las excusas y ponte en acción.

De lo personal a lo colectivo. Cultura Organizacional
31 julio, 2017
¿Un trabajo, una carrera o una vocación?
31 julio, 2017

Deja las excusas y ponte en acción.

El tiempo y las experiencias hacen que todos cambiemos, el cambio es algo de la naturaleza misma, aunque no quieras cada día hay algo nuevo en tu vida…  lo que no se garantiza es que esa evolución sea hacia el destino que se quiere, para ello hay que trazarse un plan y este debe estar sostenido por la VOLUNTAD y la CAPACIDAD DE SUPERACIÓN. Básicamente cualquier cambio de conducta puede cambiar a una persona y también brindarle la posibilidad de cambiar su vida, porque después de todo la conducta es casi siempre puro hábito. Dar dirección a estos cambios es la clave de ir en el camino deseado, conseguir los objetivos trazados, llegar a lo que cada quien puede definir como éxito personal.

Ahora bien, responde lo más sinceramente posible la siguiente pregunta: ¿Quieres cambiar de vida pero deseas que el cambio sea instantáneo y que a la mañana siguiente ya esté todo hecho?

Aunque suene un poco incongruente con lo expuesto anteriormente, los seres humanos tenemos la resistencia al CAMBIO CONSCIENTE, el que requiere VOLUNTAD, DISCIPLINA, CONSTANCIA, nos creamos nuestras propias limitaciones para justificar el no-cambio. A veces incluso usamos a nuestro entorno (familia, amigos, pareja, compañeros de trabajo, situación país) para justificar que no podemos cambiar…

Vamos a ver si te suenan conocidas estar frases:

“Es algo genético, en mi familia hay una tendencia normal a engordar”

“Quiero hacerlo, pero no tengo voluntad, no voy a poder”

“Hace falta demasiado dinero para comenzar ese negocio, demasiado riesgo”

“Si viviera en otro país tendría más oportunidad de tener mi propio negocio”

“Es que sacrifiqué mi felicidad por el bienestar de la familia”

Independientemente de las circunstancias externas tenemos muchas posibilidades que solo dependen de nosotros mismos para cambiar de vida radicalmente. Lo que necesitamos es ponernos en acción. He aquí una serie de claves:

  1. Abandona la actitud de víctima:

La actitud de víctima nos coloca en el extremo opuesto de la posibilidad de cambio, ya que cedemos el poder que tenemos sobre nuestro destino a otros.

Lo que realmente hacemos en esta situación es:

  • Culpar a otros de nuestros propios problemas (la familia, nuestro jefe en el trabajo, nuestros padres, etc.)
  • Nos imponemos límites donde realmente no los hay. En nuestra propia palabra negamos la posibilidad de cambio: “nunca voy a conseguir dejar de fumar”
  • Nos abandonamos y dejamos de lado nuestras posibilidades de cambio

Sean las circunstancias que sean, siempre existe la posibilidad de cambiar, de mejorar y subir un peldaño en la escalera de la superación personal. Salvo que estés en circunstancias muy particulares siempre es posible cambiar de vida radicalmente… por ti mismo; y si estás en esa situación particular donde solo no puedes: BUSCA AYUDA!! Siempre hay una manera de salir del atolladero.

  1. Estar abiertos al cambio… ir por él!

Seamos sinceros, a todos nos gustan los cambios inesperados, los golpes de suerte. Si te ha tocado algo así, disfrútalo, eres uno en un millón!! El resto debemos trabajar diariamente para lograr lo que nos proponemos.

En lugar de esperar que la fortuna llegue del cielo, enfócate a todas las vías en las que tú mismo puedes cambiar tu vida radicalmente. Simplemente deja de lado lo que no esté bajo tu control. Enfócate en lo que SI puedes hacer por ti mismo.

Haz una lista de ideas, separa los objetivos en pequeñas tareas. Ábrete a nuevas posibilidades. Recuerda que cuando ves la situación de forma global esta parece ser grandísima, si la divides en pequeñas partes, resulta más manejable y vas tomando fuerza en la medida que cumples cada etapa.

  1. Toma la responsabilidad de tu vida

Aquí llega el momento de aceptar tu propia responsabilidad para cambiar de vida radicalmente. Todos hemos pasado por decisiones dolorosas, difíciles, y en gran parte de ellas nos hemos paralizado. El ser humano está programado para responder en situaciones de estrés de una forma muy parecida a como lo hacían nuestros antepasados cuando tenían que cazar o morir:

  • Correr (huir)
  • Paralizarnos (bloqueo)
  • Enfrentarnos (atacar)

Lo llevamos en los genes, queramos o no nuestro comportamiento en momentos límite obedece estos tres patrones. Por desgracia dentro de las anteriores posibilidades, muchas veces la opción que tomamos es la de parálisis. Nos quedamos quietos, no avanzamos, tampoco tomamos una decisión.

Muchas veces el motivo es simplemente falta de alternativas, por lo menos eso es lo que creemos…

Cuando deseamos algo intensamente en una situación de crisis es fácil dejar de cuidarnos, abandonarnos, posponerlo todo hasta que salgamos de esa situación complicada. Pues, de hecho es en estos momentos delicados cuando más nos tendríamos que cuidar a nosotros mismos. Dentro de las actividades de tu plan debes incorporar tiempo para hacer ejercicio, salir con tus amigos, compartir con tu familia, darte un espacio personal; esto obliga a tu mente a salir de la parálisis emocional generada por el miedo y te abres a nuevas opciones, se oxigena tu cerebro, generas endorfinas, recobras fuerzas para continuar firme en tu objetivo, recuerda que en todo plan siempre debe ser medida cada etapa y si es necesario, reformula el plan de acción, NO DESISTAS!!

Como último punto, tenemos que tener claro algo muy importante:

  1. Los sueños se cumplen

El problema es que no suele ocurrir en el momento que queremos.

Cuántas veces nos ha ocurrido sentirnos acorralados ante dejar o no a una persona, sentirnos vacíos?… cuando más tarde nos dimos cuenta que esa persona ya estaba a nuestro lado y no nos dimos cuenta.

¿Cuánto esfuerzo hemos hecho en un trabajo y hemos intentado cambiar sin resultado aparente, y de repente un buen día nuestra vida da un giro radical y nos acercamos a nuestro sueño de una forma que nunca hubiéramos esperado?

No es un problema tener pocas opciones, de hecho el exceso de alternativas nos podría impedir tomar una decisión. Lo que importa es buscar esa opción 3 fuera del entorno conocido, fuera de lo que hasta ahora hemos intentado y nos resulta “cómodo”.

      • Sé un iniciador. Las ideas no valen nada si no se ejecutan
      • Encuentra tus trucos de automotivación, incorporar meditación en tu día a día, escuchar tu música preferida, escaparte medio día a un parque para estar contigo mismo, etc.
      • No tengas miedo de actuar distinto a lo que ves en tu entorno. Es lo que el mundo necesita. SAL DE TU ZONA DE COANFORT
      •  Celebra los pequeños logros. El puzzle se compone de muchas piezas.
      • Piensa diferente, actúa diferente
      • Si no es cara o cruz… cambia la moneda! (nunca te quedes solo con dos opciones, busca más)

ES TU VIDA, puedes cambiarla radicalmente. Acepta tus retos y tómalos.

¿En qué áreas de tu vida estás estancado?

¿Qué es lo que te gustaría cambiar?

Ludmila Reiner

Coach Profesional

Trainers en PNL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *